180px-AbstencionEn estos momentos de brutal crisis económica, provocada por el capitalismo y sus instituciones, el Estado derrocha nuevamente a espuertas el dinero de los contribuyentes para financiar las campañas electorales de un puñado de políticos parásitos. Y esto sucede mientras la inflación y el paro crecen cada vez más, mientras cada vez más familias se ven en apuros para llegar a fin de mes y mientras nuestra Universidad se halla al borde del colapso a causa, entre otras, de la falta de medios económicos.

El Parlamento Europeo, por otra parte, es fiel a los objetivos para los que nació: trabajar como un conciliábulo dedicado a imponernos unas formas de vida ajenas, y a consagrar una unidad europea artificial, sujeta al multiculturalismo y la globalización.

Todo el proceso de la unión europea no es en el fondo sino uno de los engranajes de la gran maquinaria que nos está ahogando. En ella se encuadra el Plan Bolonia, que amenaza con acabar con lo poco que queda de Universidad para convertirla en una explotadora filial del Gran Capital, asfixiando aún más la independencia y la autonomía de que deberían gozar nuestra Universidad y el resto de organismos intermedios de la sociedad (ya bastante tiranizados por el poder del Estado, hoy superado y empeorado por la Unión Europea).

Éstas son sólo algunas de las numerosas razones, por las cuales la Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas (AET) llama a toda la comunidad universitaria a la abstención el próximo 7 de junio, para manifestar que la universidad española no se siente en absoluto representada por los organismos de un sistema que impide a la sociedad reconstruirse de abajo arriba.