El traje nuevo de Darwin

El jueves día 2 de diciembre a las 19:30 tendrá lugar la primera de las conferencias del ciclo 2010/2011 de la AET, en el aula Francisco de Vitoria de las Escuelas Mayores (Edificio Histórico de la Universidad), a cargo de Emilio Cervantes (Científico Titular del CSIC), con el título «El traje nuevo de Darwin». Entrada libre.

En Facebook: http://www.facebook.com/event.php?eid=160741527301381

La Ciencia es una actividad limitada, pero a veces se puede extender por terrenos inesperados. Tan importante como comprender sus avances es conocer sus limitaciones. En primer lugar se debe buscar la claridad de un lenguaje preciso y riguroso. La propia palabra «ciencia» es ambigua, y «teoría» también lo es. Mientras que en un sentido amplio «ciencia» es sinónimo de conocimiento, en sentido estricto, «ciencia» puede definirse como el conjunto de conocimientos obtenidos mediante el Método Científico. «Teoría», un conjunto de conocimientos en sentido amplio; es una explicación que ha de someterse a experimentación si hablamos en sentido restringido.

La historia de la Biología en el siglo XX y ya en parte del XIX, está llena de ejemplos de aplicaciones brillantes del Método Científico, basadas en la comprobación de teorías (o hipótesis) mediante la experimentación. De Charles Darwin se ha hablado mucho. Se ha dicho que es genial y que su obra contiene los fundamentos biológicos de la evolución. Pero, lejos de ser exacto, esto podría ser el producto de una sugestión masiva resultante del poder de convicción de la Ciencia porque… ¿Hay en los escritos de Darwin alguna teoría científica, es decir, alguna explicación que pueda someterse a experimentación? ¿Es la Selección Natural teoría científica? ¿Expresa al menos una idea clara o un concepto preciso? ¿Qué opinaron algunos de sus contemporáneos? ¿Qué significa hoy la palabra «teoría» cuando hablamos de Evolución?

Anuncios